PRENSA

Junio 2019

UN ARTISTA FRENTE AL VACÍO


La propuesta, que sube a escena el domingo 9 de junio en La Abadía, combina humor, poesía, actuación, danza y circo para intentar echar “algo de luz” sobre el proceso de creación artística. 

En “Bardo” se vislumbran todos los sentidos que tiene esta palabra, entramando diferentes capas de lectura, sostienen los realizadores. Foto: Gentileza producción

Por Juan Ignacio Novak

“En su propio ‘Bardo’, estado que los tibetanos describen como el momento entre la muerte y el próximo nacimiento, un escritor escribe por su vida, y sus personajes viven como él, entre el vacío y el vértigo”. Tal es el punto de partida de la obra teatral “Bardo. Un lugar entre nosotros”, que se presentará el domingo 9 de junio, a partir de las 19, en el Teatro de la Abadía (Estanislao Zeballos 3074) con su fusión de elementos de humor, poesía, actuación, danza y circo. Maximiliano Chiprut, uno de los gestores de la idea original de la puesta y a la vez actor y dramaturgo, brindó detalles.


—“Bardo”, el nombre que eligieron para la propuesta es una palabra que remite a diversos significados ¿Por cuál de ellos optaron y por qué decidieron indagar sobre eso?


—En “Bardo, un lugar entre nosotros” se vislumbran los tres sentidos que tiene esta palabra, entramando diferentes capas de lectura o viaje para el espectador. Se trata de la historia de un escritor que luego de su muerte se encuentra en el Bardo, estado que los tibetanos entienden como el período de transición entre una vida y la siguiente, con los personajes que dejó bocetados, sin terminar, sin guión. Es aquí cuando se desarrolla otro de los significados de Bardo, el del caos, la confusión, el desenlace de posibles historias para estos personajes, entremezclando los roles y tensionando los vínculos. Pero el tercer significado de la palabra remite a quien en la antigüedad recitaba poemas y narraba leyendas de manera oral, tampoco se queda afuera, ya que nos encontramos con un escritor y sus ideas, muchas veces narradas en formas poéticas a través de imágenes y palabras.


—El personaje central, que atraviesa diferentes estados es un poeta ¿Por qué esa decisión?


—Más que decisión fue una aparición. La obra es una creación colectiva, cuando comenzamos este proceso, no había un guión determinado, éste fue producto de improvisaciones y decisiones creativas de los actores con la dirección de Gabriel Paez. Logramos encontrar en la figura del poeta el vínculo de los lenguajes que abarcamos en la escena. La poesía como generadora de imágenes y éstas traducidas al movimiento.


En busca de la inspiración


—¿Qué reflexiones desliza la obra respecto al proceso creativo del artista?


—Nos encontramos con un escritor sin ideas, un artista frente al vacío y vemos el vértigo, de cara a sus personajes que le exigen respuesta y a veces toman la delantera, haciéndose cargo ellos mismos de crear su guión. ¿De dónde vienen las ideas? ¿Cómo hacer algo original? Estas preguntas atormentan y hasta paralizan al escritor, quien trabaja sin descanso, por si aparece la inspiración. La crisis creativa, el hueco, cuando la atravesamos se ve nublado, borroso, tal vez la obra eche algo de luz sobre esta inminente etapa del proceso de creación artística.


Mixtura


—Fusionan elementos de teatro y de circo ¿Cómo se dio este cruce de disciplinas y por qué decidieron incluirlo? 


—Las búsquedas artísticas de los cuatro creadores de Bardo conducían al mismo sendero, haciendo de esta fusión entre el teatro y el circo, el lenguaje de la obra. Nos interesa pasar de un show performático a una poética teatral y que los recursos y habilidades circenses se vinculen en profundidad con una dramaturgia. En esta dinámica los acróbatas son modificados por el texto y trascienden lo puramente físico.


Itinerario


La obra se estrenó a finales de 2016 en la Ciudad de Buenos Aires, tuvo tres temporadas en el Camarín de las Musas en 2017, en Espacio Callejón en 2018 y en el Teatro Mandril este año. Recorrió distintos festivales en Argentina, entre ellos el Eymic en Salta, Circo en Escena en Córdoba, el Bahía Teatro en Bahía Blanca. Para agosto y septiembre, el grupo tiene prevista una gira por Francia, Alemania y España, para formar parte de festivales en Niza, Beauvais, Brunswick y Lanzarote.

_____________________________________________________________________________________

Junio 2019

ENTREVISTA A ANAHÍ DRATMAN Y MAXI CHIPRUT

1° Parte

2° Parte

_____________________________________________________________________________________

FUNCINEMA

Mayo 2017

Un estado de tránsito entre dos momentos, un escritor que da vida a personajes que continúan la creación a pesar de él, ideas corregidas, reescritas, cuerpos en permanente contacto. ¿Qué es sueño y qué realidad?

Bardo es el estado que los tibetanos describen como el momento entre la muerte y el próximo nacimiento. Se trata de un experimento que sólo se realiza en el momento de la muerte, y sólo quienes hayan practicado la meditación profunda pueden ser guiados a través de él. Cuando una persona fallece, se le indica desde el exterior que debe mantenerse plenamente despierta. Se le dice que observe lo que pasa a su alrededor.

Bardo, un lugar entre nosotros parte de esta idea para narrar a través de tres actores de teatro físico, que fusionan la actuación, la danza y el circo, la historia de un escritor que, en ese estado intermedio, intenta escribir historias para sobrevivir. Primero piensa en la historia de un viaje, pero ésta no termina bien para él, entonces desarrolla una historia de amor compleja. Los otros dos personajes son un hombre y una mujer que van interpretando lo que escribe en pequeños garabatos en la libreta que siempre lo acompaña. Con movimientos acrobáticos se desplazan por el espacio poniendo en relación sus cuerpos.

El cuerpo del bardo, similar al cuerpo en estado onírico, carece de órganos y huesos, pero posee sus poderes sensoriales completos. Surge ante la luz de la muerte y allí se manifiesta sólo ante él mismo, al igual que el cuerpo del sueño sólo puede ser percibido por la misma persona que está soñando. Su localización cambia con rapidez, estableciendo relaciones efímeras. Así el hombre y la mujer habitan todos los lugares, se acercan y se alejan, se aman y se odian. Utilizando los escasos elementos en escena, logran captar la atención del espectador de una manera mágica. Es destacable el trabajo gestual y corporal de Anahí Dratman con una valija, que constituye prácticamente en un personaje más del mundo imaginado por el escritor. La traslada, la habita en su interior, la usa para guardar elementos, la hace volar, la usa como máscara.

Combinando movimientos físicos muy interesantes, con toques de humor y situaciones inverosímiles, la obra lleva al espectador por un viaje sensorial y existencial que le permite reflexionar sobre la incertidumbre de la vida.

“Mira: no te pierdas la oportunidad. Observa la cremación de tu cuerpo; contémplala de una vez para todas. Mira cómo se destruye por completo aquello con lo que has  estado identificando tu yo. Mira cómo se reduce completamente a cenizas, para que en tu próximo nacimiento recuerdes quién eres”. (Fragmento de Una vida con significado, una muerte gozosa. Gueshe Kelsang Gyatso) 

_____________________________________________________________________________________

CULTURA DEL SER

Abril 2017

ESTRENO 18 DE MARZO DEL 2017

Una obra de teatro físico que fusiona la actuación, la danza y el circo

En ese estado que los tibetanos describen como el momento entre la muerte y el próximo nacimiento, un escritor escribe por su vida, y sus personajes viven como él, entre el vacío y el vértigo. La conciencia va desde las más claras experiencias de realidad hasta las más terribles alucinaciones, manifestadas a veces en formas de las más absurdas y cómicas. Luego de su paso por allí, el escritor se despide, abandona la pista ¿Qué deja? ¿Lo que pensó, lo que escribió? ¿Se puede nombrar lo que deja? “Mi objetivo es fusionar el circo con el teatro, explica Gabriel Páez, director de Bardo. “Me interesa pasar de un show performático a una poética teatral y que los recursos y habilidades circenses se vinculen en profundidad con una dramaturgia. En esta dinámica los acróbatas son modificados por el texto y trascienden lo puramente físico”. Con Anahí Dratman, Maximiliano Chiprut y Juan Guiraud.

_____________________________________________________________________________________

AGENDA BUENOS AIRES HERALD

Mayo 2017

_____________________________________________________________________________________

REVISTA EL ABASTO

Mayo 2017

NO ESTABA MUERTO, ESTABA EN EL BARDO

Dramaturgia corporal en el Camarín de las Musas. Domingos a las 20.

El cuarteto Anahí Dratman, Maximiliano Chiprut, Juan Guiraud, Gabriel Paez está detrás de Bardo, una puesta en escena donde lo corporal y acrobático pasa al primer plano.


Con la dirección de Páez, la sala del primer piso del Camarín de las Musas se vuelve un terreno etéreo, una penumbra condenada al movimiento constante. Un hombre que no está ni vivo ni muerto (Guiraud) llega al terreno del Bardo: allí estará en constante estado de creación y escritura. A su lado, en plásticas piruetas por todo el escenario, deambularán sus dos personas-personajes (Dratman y Chiprut).


Esta obra da lugar a momentos memorables de coreografías que evocan las risas y traspiés de Los Tres Chiflados. Al instante la tensión vira al existencialismo del hombre, su creación y su final. Vuelven las risas, sólo para tomar impulso y decantar en pequeñas tramas que hacen al mosaico del Bardo, de la transición.


Las personas-personajes se acerca, se enamoran, se pelean; viven un montón de vidas posibles. El escritor sigue adelante en busca del verbo, del movimiento.


El clima etéreo, los diálogos y la poesía de los cuerpos que huyen de la quietud mechan una pieza entretenida, consistente y que al otro lado del Bardo se encuentra con el aplauso de su público.


Juan Manuel Castro

_____________________________________________________________________________________

DIARIO LA RAZÓN
SECCIÓN SOBRE TABLAS

Mayo 2017

_____________________________________________________________________________________

SUPLEMENTO LAS 12, PÁGINA 12
COLUMNA DE LA ACTRIZ ANAHÍ DRATMAN PARA LA SECCIÓN "A LA HOGUERA"

Mayo 2017

Porque nos aprisionan, nos ponen barreras, nos dejan solas detrás de la reja, “seguras”.

Las inseguridades a la hoguera porque nos traban la lengua, no nos dejan decir, confiar, hacer, errar, re-hacer, fracasar, intentar, aprender, entender, modificar, elegir. 


¡Las inseguridades afuera! Porque habitan en nuestros cuerpos, se instalan en una parte y pesan, nos infectan, nos juzgan, definen y moldean.

Seamos las que somos, como somos, querámonos, entendámonos cada día un poquito más. Mirémonos largos ratos a los ojos, charlemos, tengamos diferencias, estemos lado a lado, que no va a haber lugar más seguro que entre las todas.

* Acróbata, bailarina y actriz de Bardo.

CULTURA DEL SER

Abril 2017

BARDO, UNA IDEA ENTRE NOSOTROS

Creación grupal

Un escritor, un poeta, en el momento de la creación. Sus personajes se presentan o se ausentan dependiendo de la inspiración del momento. A veces toman el control de la escena, es decir, de la mente del creador. El texto está prácticamente ausente, pero no se lo extraña. La capacidad expresiva de los artistas hace casi innecesaria la palabra.


Los tres, Anahí Dratman como La Mujer, Juan Guiraud como El Dramaturgo y Maximiliano Chiprut como El Hombre, hacen gala de habilidades actorales, circenses y atléticas fueran de lo común.

Los tres artistas, con gran formación y experiencia en disciplinas como danza, actuación y acrobacia logran ofrecer un espectáculo muy atrayente y con una gran dosis de humor. A tal punto que la hora que dura el espectáculo hace que el espectador se quede con deseos de más. Tanto es el talento que estos tres artistas despliegan sobre el escenario


La muy buena dirección de Gabriel Páez, la atrapante música de Jerónimo Guiraud, iluminación, vestuario y escenografía hacen de este espectáculo que ofrece El Camarín de las Musas, una propuesta diferente y altamente recomendable dentro del panorama del teatro independiente.

Redactor: Nicolás Decia

Altamente, Recomendada

_____________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________

REVISTA MIRA BA

Abril 2017

_____________________________________________________________________________________

REVISTA SOBRE BUE

Abril 2017

Teatro físico

BARDO, UN LUGAR ENTRE NOSOTROS

Por: Walter Bergonzi

Una composición grupal, de gran efectividad, con toques de circo, danza, clown y una gran dosis de humor y talento

Este elenco se pone al servicio de contar una extraña historia que transforma el acto en una caja china o en una matroshka. Se trata de un dramaturgo que se ve complicado por la intromisión activa de los personajes.

Tanto el personaje masculino como el femenino, como se los menciona, conspiran para cambiar el destino de la historia y asegurarse que logre el sentido que desean. Esta composición ubica una acertada doble línea de personajes y actores, aprovechando todo para brindar una efectiva cuota de humor.

Gabriel Páez, director de teatro y poseedor de un profundo conocimiento de clown, se abocó a la dirección de este material con el apoyo de artistas con destrezas y herramientas necesarias para lograr la magia que allí se produce. Se ha realizado una composición y una dramaturgia grupal con gran efectividad.


En escena, el rol del dramaturgo lo tiene Juan Guiraud, actor y acróbata proveniente de la escuela de circo La Arena de Gerardo Hochman y con el talento suficiente para llamar la atención de Pichón Baldinú y participar de giras internacionales del espectáculo Hombre vertiente, (protagonizada por el virtuoso Leo Kreimer). Actualmente se puede ver el talento de Guiraud en el unipersonal VagaMundo. En el “personage femenino” Anahí Dratman, actriz bailarina y acróbata, también trabaja con Gerardo Hochman e integra la Compañía de Teatro Acrobático de la UNSAM, una profesional formada en tantas habilidades como fueron necesarias para conseguir ese nivel de entrega. Aporta mucho con escenas entrañables que se desprenden de su composición creativa. Y en el rol del “personaje masculino” Maximiliano Chiprut, actor y acróbata, proviene de la escuela de Mimo Teatro Escobar-Lerchundi, especializado en clown, commedia dell´arte y teatro físico. Actualmente realiza su unipersonal Algarabía. Más que recomendable, imperdible.

_____________________________________________________________________________________

REVISTA CORREYDILE

Abril 2017

_____________________________________________________________________________________

AGENDA “OFRENDAS URBANAS”
FM LA TRIBU

Marzo 2017

_____________________________________________________________________________________

DIARIO LA RAZÓN
SECCIÓN SOBRE TABLAS

Marzo 2017

_____________________________________________________________________________________

AGENDA SUPLEMENTO RADAR,
PAGINA 12

Marzo 2017

_____________________________________________________________________________________

REVISTA LLEGÁS

Marzo 2017

Entrevista al director Gabriel Paez, por Mara Teit

"Mi objetivo es fusionar el circo con el teatro. Me interesa pasar de un show performático a una poética teatral y que los recursos y habilidades circenses se vinculen en profundidad con una dramaturgia. En esta dinámica los acróbatas son modificados por el texto y trascienden lo puramente físico."

©2019 Bardo.